Coach e Meta, Relacionamentos, Sentimentos

Mi día y sin, hay racismo en España

Hola, que tal?

Si, hoy tengo ganas de gritar para todo mundo oír. Para quien desea cambiar de País, hay que estar preparado para todo, mucho trabajo, muchas dificultades, muchas peleas. Ya lo sé, vas me preguntar se vuelvo para mi País, Brasil.

NOOOOO, no vuelvo, ni muerta.

Soy dura y testaruda. Aquí estoy y aquí voy a conquistar mi espacio.

Venga, ahora llega de escribir, tengo que dormir. Mira el video!

Besos a todos.

Anúncios
Padrão
EU, VEDA

BEDA#25 – preconcepto na España

2016-10-06-17-06-16En general me gusta escribir sobre motivación, mi rutina de trabajo y ventas, diferencias de vida Brasil y España, sitios que conocí por aquí, minimalismo, estilo de vida, relacionamentos, reseña de libros y películas entre otras cositas de mis días. Pero hoy tengo un tema triste y sério.

Hoy por primera vez sofri, de modo claro, con el preconcepto por ser brasileña. Ya tenía percebido en otros momentos, pero las personas no tenían sido claras con la situación, pero hoy el hombre fue muy directo y me dejó hablando solo en la calle.

Vos comento como todo se paso:

Hoy trabajé na Isla de Arosa (en castellano o Illa de Arousa en gallego), un sítio precioso! Después de comer con la equipo volvi para mi zona y mientras aparcaba vi que un hombre me hacía gesto del otro lado da acera. Me imaginé que era por, quizá, estar aparcando en sítio prohibido, pero como él cruzo la carretera para hablar conmigo, allí me quedé con el coche. Al llegar le pregunté si podría dejar el coche allí y sin me contestar a la pregunta, me hice otra; – “Mira, quero poner una alarma en mi vivienda, como lo hacemos?” De pronto le contesté con informaciones de la empresa y él me interrumpió para preguntar de donde soy. Le expliqué que soy de Prosegur y le enseñe mi tarjeta de la empresa con código y foto, pero él quería saber de que País era. Más una vez le conteste; -“Brasil, señor.” En este momento él hice una cara de disgusto, viró y marchó. Aun le llame y pregunte si no podría le atender por ser de Brasil y, de lejos, él dijo un sonoro “NO!”

Nunca me imaginé en esta situación y desprevenida me quedé sin acción. Allí paralizada a calle, con a mirada hacia donde iba el hombre, me sentindo inútil no conseguía hacer nada, ni pensar, ni hablar. Las ganas eran de gritar a toda mi fuerza que él era un gilipollas, pero no lo podría, no es normal de mi personalidad. Unos minutos después, aun nerviosa, cogí mis cosas y entré a una cafeteria, tomé una agua, compré cigarro, fumé y nada. La sensación era de tristeza, pura, dura y profunda.

Ya lo sé que todo pasa, ya lo sé que después de una ducha y una noche de sueno, uno nuevo día de sol viene con novedades y supero a esto. Pero en aquel momento, no fue capaz de me liberar desta dor. Me recordé las veces que mi hijo ha sofrido con situaciones diversas por ser de raza distinta de la mia y de mi marido (su padre, para los que tengan duda). Y, mi dor fue aumentando y la tristeza se quedó en mi y no fue capaz de hacer mi trabajo con la alegria que en general lo hago. Mi trabajo és duro, la venta és dura, la venta puerta fría és dura, hay momentos de desanimo, pero siempre acredito en la próxima puerta, y sigo picando puerta a puerta, pero hoy lo hice con a energía claramente baja y no saqué un bueno resultado, lo que me dejó más triste.

Triste no por mi, pero por todas las personas que lo pasan. Triste por mi hijo, por las veces que lloró, por las veces que no sabía que decir, por las veces que tubo que oír cosas estúpidas de personas como este hombre. En aquel momento queria ter a mi hijo a mi lado y le abrazar con toda mi fuerza y le proteger de todas las personas pobres del mundo. Para mi, este hombre és el tipo de persona que no importa su dinero, por más que tenga, será eternamente pobre.

Cuando llegué a casa, la premera cosa que hice fue hablar con mi hijo, le contar todo. Y tuve la mejor recompensa de mi vida. Él me abrazo y dijo cosas lindas, jamás imaginadas para un niño de 12 años que ya tenga sufrido con el racismo. En su caso, se paso más en Brasil que aquí na España, lo que és una lástima, principalmente por ser el Brasil un País tan miscigenado. La cuestión en realidad és que en ninguno sitio del mundo eso debería se pasar, sea por raza, por ideologías, por lugar donde cada uno nace, o por cualquiera otro motivo. Eso no puede pasar, no puede ser perdonado.

Padrão