Día – 18.01

Histeria. Una mujer desnuda, aplastada entre el escalón de la acera y una cola de autobuses. Grita. Pide por ayuda. Su voz no se escucha, la tiene enmudecida. Intenta llamar atención del conductor, para que no la mate, no la termine de aplastar. Nadie la escucha. Llora. Tira de la ropa de una mujer que pasa, esta la ignora. Siente vergüenza. Fue su madre. La que la violentó. Fue su madre y su abuela. Por qué? Qué ha hecho de mal? No sabe contestar. Solo sabe que ellas la dejaron allí para sufrir. Aplastada entre el escalón de la acera … Continuar lendo Día – 18.01

Kafka en la orilla – Haruki Murakami

Tengo por costumbre elegir el libro que voy a leer por alguna indicación, por su autor o por la tapa. Este fue por una recomendación y por su autor. Son raras las veces que leo la sinopsis del libro, en general empiezo la lectura sin saber de que vá. Y así fue con este. Resulta que nada más empezar, el autor me sorprende con este párrafo que los dejo. “A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de … Continuar lendo Kafka en la orilla – Haruki Murakami

Olodum é remédio

Falta ilusão. A insegurança me transborda. Que fará meu coração bater? Bater forte. Como o tambor do Olodum! Falta emoção. No Olodum, tem emoção e garra!   Remédios, um puto lixo, uma puta merda.   Ritmo, alegria, Batuque. DANÇA. Suor OLODUM.   Olodum, remédio para depressão. Sim contra indicação, ainda emagrece, ainda encontra amor e cura a coluna. OLODUM em Santiago, YÁ!   Continuar lendo Olodum é remédio

Vírus da felicidade

José Mindlin foi advogado, repórter, escritor, empresário e importante bibliófilo brasileiro, filho de imigrantes judeus ucranianos, começou a trabalhar muito cedo, com 16 anos, como repórter num importante jornal de São Paulo. Inquieto, formou-se em direito e advogou por um certo tempo, até que fundou a Metal Leve, empresa de sucesso e referencia no Brasil no setor de peças para o mercado automobilístico. Ao se aposentar, José Mindlin se dedica a colecionar livros antiguos e raros e chega a ter a maior biblioteca pessoal do Brasil. Essa paixão por livros o aproxima da escrita e não a toa, em 2006 … Continuar lendo Vírus da felicidade

Uma cidade com alegre no nome

Se me pergunta quem sou, não sei te responder. Prefiro ficar calada e observar tudo o que passa ao meu redor, sentar nas esquinas e ouvir com atenção a vida de cada uma das pessoas, quem sabe aprendo a viver com elas. Não me ensinaram a viver, por isso sobrevivo. Tenho medo de esquecer e ficar cega. Tenho pouco para esquecer, as dores do passado enterrei no fundo de Avalon, lugar em que fui um dia para me libertar das dores, porém quando acordei já não sabia como voltar ali e fiquei perdida nesse mundo. Tenho muito por ver, não … Continuar lendo Uma cidade com alegre no nome

Depresión

Sabe qué? La tengo controlada! Si, la depresión esta aquí, lo sé, es una enfermedad que no se cura a corto plazo, pero se puede controlar. Y vivir con calidad. Esto es lo más importante. Percibo que estoy mejor pues afronto las dificultades de ser la madre de un adolescente de 13 años, que se rebela, se cuestiona y hace tonterías. Hoy me llamaron del instituto, mi hijo no ha tenido un buen comportamento en dos aulas y por eso le botaron de sala, con un parte. Acaso eso tuviese pasado hace unos tres meses yo me quedaría muy nerviosa, … Continuar lendo Depresión

Día 3 – caí, pero al abrazarme me sostuve

Ni todos los días son iguales de fácil. Mi día 3 fue una pedrada, duro de matar.  Recibí  una carta que no esperaba, sabía que eso pasaría, pero no creía que lo harían como lo hicieron, ni ahora. Somos números, no importamos para nadie. Antes de la llegada de la carta, mi sexto sentido ya estaba a flote y tuve una crises de ansiedad brutal, no respiraba, me molestava la espalda, no me sostenía en pie y tuve que acostarme. Por suerte mi hijo estaba a casa y me ayudo, hice una masaje con un producto natural que tengo para … Continuar lendo Día 3 – caí, pero al abrazarme me sostuve