Los malditos 13 años

Te percibí diferente. Vi que tenías una erección, que hablabas cosas raras, no eras tu, no eras mi niño, no eras el niño que conocí hace 8 años, cuando llegó a mi casa, desconfiado mirando con atención cada detalle de su nuevo lar. Estabas nervioso, no parabas de caminar de un lado a otro. Fue cuando te cogí por el brazo para intentar controlarte que percibí que tenías una fiebre muy alta. Mi mano se quemaba al tocar tu cuerpo. Sentí la primera punzada de dolor, e te cogí de manos y salí por la calle en busca de ayuda. … Continuar lendo Los malditos 13 años

Interferência # 1

Anjo susurrou no meu ouvido. Brinca no meu quintal, o sol quarando a roupa e nós dois. Ah meu quintal! Eu escuto os teus  sinais, o anjo sussurrou no meu ouvido. Anuncia, layá layá layá… Teus sinais. Meu quintal. Tu vens! Ah, que tu vens! Beija-flor invadiu, invadiu, beijou… ah saudade, saudade sem fim. Trabalhar é minha sina eu gosto mesmo é d’ocê. Beijos de um beija-flor. Renasce meu coração. Yo quiero te namorar, AMOR. Chama na cama amor, coberta de flor. AMOR, chama, eu vou. AMOR.   Continuar lendo Interferência # 1

La rutina de una casa

Todos los días tengo largas peleas a casa por esta situación. Los lectores que tengan hijos van a comprender lo que digo. Mi hijo, un adolescente, siempre protesta por todo. Que le gusta vivir en una habitación desordenada, que le gusta la ropa sin planchar, que no le gusta lavar los platos, ollas y cubiertos, que no comprende porque hay que hacer todos los días. Bueno, después de mucho hablar, explicar, gritar y hacer, hoy decidi hacer distinto. Cuando él empezo con la discusión de por qué esto, por qué aquello y tal y tal. solo comenté. – Por dos … Continuar lendo La rutina de una casa

Jamás pensé que un día tendría una mascota. Cuando niña tenía miedo y celos, mi padre tuvo unos cuantos perros y todos, sin duda, tenían más conforto y eran más amados que yo. Eso me dolía mucho y por eso no me gustaban los perros y gatos, sobretodo los perros. Mi hijo fue el responsable por me enseña que podría amar a un perro. Él insistió tanto en tener un mejor amigo a casa, garantizando que no lo dejaría acercarme, ni hacerme daño. Lo creí y permití la entrada de Rufus en nuestras vidas. Llegó hace casi 2 años, en … Continuar lendo