Sentimentos, Trabalho, Uma história

Uma cidade com alegre no nome

felicidadeSe me pergunta quem sou, não sei te responder. Prefiro ficar calada e observar tudo o que passa ao meu redor, sentar nas esquinas e ouvir com atenção a vida de cada uma das pessoas, quem sabe aprendo a viver com elas. Não me ensinaram a viver, por isso sobrevivo.

Tenho medo de esquecer e ficar cega. Tenho pouco para esquecer, as dores do passado enterrei no fundo de Avalon, lugar em que fui um dia para me libertar das dores, porém quando acordei já não sabia como voltar ali e fiquei perdida nesse mundo.

Tenho muito por ver, não posso ficar cega. Lembro que uma vez a cegueira bateu a minha porta. Segundo o médico, depois de uma cirurgia, a reação do meu olho não era normal. Eu ficaria mais confortável se ele assumisse o erro médico, uma falha no cálculo. Falta humildade para ser, de verdade, o melhor médico do Rio de Janeiro. Esse tinha a fama de melhor, só não me disseram que tinha o título de Dr Ego. Fiquei 6 meses com pouca visão no olho direito. Dirigi e aprovei cores de um livro de arte, sem ver. Fiz uma terceira cirurgia nesse olho. Hoje, o olho tem personalidade própria, tem múltiplas personalidades. Um olho neurótico.

Tenho 47 anos e quero viver até os 104. Minha família é composta de mulheres que vivem muito. É o que me contaram, da minha família quem me marcou foram os homens. Dois com o mesmo nome. Sebastião.

Numa entrevista de trabalho, esta semana, me perguntaram como me vejo daqui a 5 anos. Que pergunta mais clichê, maldita entrevistadora, essa pergunta é mais velha que minha tataravó. Disse que queria seguir trabalhando como comercial e ter meu primeiro livro escrito e publicado. Grande mentira! Não quero ser vendedora, que vida miserável a de um vendedor. A não ser que este venda felicidade e um mundo melhor, mais humano, menos violento e estressante… Salvo este vendedor, todos os outros vendem o fim do mundo, vendem merda, lixo humano. Menti, menti porque preciso sobreviver, pagar as contas que me cobram dia sim e outro também. A mulher percebeu que mentia. Não passei na entrevista. Sem trabalho, como vou sobreviver?

Ontem tive uma crise. Alguém assumiu meu corpo, minha voz e meus sentimentos e gritou, gritou muito. Falou umas quantas coisas absurdas e xingou, xingou muito. Essa pessoa tinha ódio no coração. Eu não tenho ódio, tenho que perdoar, mas não tenho ódio.

Gosto de fazer listas. Igual ao Renato Russo, faço listas. A diferença é que as minhas não estão escritas em cadernos e nem serão publicadas como um livro de sucesso. Não quero que as pessoas leiam, por isso as escrevo a fogo na minha mente, na minha memória, deve ser por isso que minha cabeça queima todos os dias e urro de dor. Deve ser por isso que agora tenho falhos de memória, amnésia temporal, disse o médico. Fato é que me perco na rua e na vida. Uma das listas que tenho é das pessoas a quem tenho que perdoar e a primeira, sou eu. A segunda, terceira até a quinta ou décima quinta, sou eu. Depois vem minha mãe e meu pai, não sei em que ordem, nem quantas vezes eles se repetem.

Quero viver até os 104 anos e morrer com um largo sorriso no rosto, por ter encontrado a paz e alegria verdadeira, em vida. Por ter aprendido a viver. Por isso me reinicio dia-a-dia, esquecendo propositalmente o vivido para fazer tudo novo e melhor. Mas ainda falta me perdoar.

Um dia pensei que para escrever tinha que sofrer. Um dia entendi que grandes autores eram depressivos, complexos, doentios. Quero romper esta barreira. Clarice Lispector ditava como devia ser a mulher em um lindo livro de capa rosa, não lembro o nome, tinha uma linda edição, isso sim. Um dia descobri que ela sofria, chorava, deprimia e gritava. Ela não era uma mulher como a do seu livro. É o que ficou na minha memória.

Lembro do meu avô. Ele usava chapéu. Uma vez coloquei seu chapéu na minha cabeça, tampava meu olho. Andei pela casa com os braços estendidos para não tropeçar, acabei encontrando meu avô na cozinha, que tomava seu café da meia manhã. Eu disse: – Vô, olha como estou. Elegante como você!” Ele tirou o chapéu da minha cabeça, pôs na sua e tomou o último gole de seu café. Em seguida pousou a xícara no velho móvel de madeira, pintado de azul, onde minha avó guardava as panelas na enorme cozinha da casa em Pouso Alegre e me chamou para jogar cartas na varanda da casa. Naquela casa existiam lugares emblemáticos para mim; a cadeira de ferro e plástico trançado que meu avô sentava na varanda para ver o jardim, a cadeira de madeira que usava quando estava à mesa da varanda para jogar cartas, seu lugar no sofá e seu lugar na mesa da cozinha. Todos tinham seu cheiro e sua presença. Era um homem de 1,88m. Não sei a cor do seu cabelo, mas sei o cheiro. Aquele mesmo cheiro que estava em todos os lugares emblemáticos daquela casa. Ele morreu sem uma perna, cortaram. Os médicos cortaram, não sei porque. Meu avô não andou mais. Não falou mais. Não jogou mais às cartas. Meu amor por ele sempre existiu, eu não tive chance de dizer isso pra ele. Espero que onde esteja sinta meu amor eterno. Dizem que encarnamos, não sei se ele já teve tempo para isso. Dizem que temos anjo da guarda, eu quero ele como meu anjo da guarda. Dizem que ele foi um homem muito duro, comigo nunca foi, prefiro não saber quem foi este homem. Minha experiência me ensinou que não devemos conhecer a fundo nossos heróis, a decepção pode ser maior que 1,88m.

Meu avô, um homem com 1,88m, que não sabia ler nem escrever, mas fazia contas melhor que as calculadoras. Tinha as mãos duras de lidar com a terra e os animais. Nunca fez carinho em nenhum filho, em nenhum neto, com exceção de mim. Cuidava de mim, mesmo estando a quase 400km de distância e me vendo 2 vezes ao ano. Ele me ensinou que sua palavra valia mais que tudo. Que sua assinatura, que seu dedo pintado numa folha de papel e que o fio de seu bigode. Ele me ensinou a ser dura e ter valor. Me ensinou a proteger a família. Sua mulher morreu sem pisar num supermercado, sem ir num banco, sem saber dos problemas da família. Ele a mimava, fazia por amor. Ele amava e mimava aquela pequenina mulher de 1,47m, que sempre que tinha desejo de tomar sorvete ele saia escondido a comprar. Ela se lambuzava com seu sorvete de manga, comprado na loja de sorvetes, que tinha no centro de Pouso Alegre.

Sempre tentei entender porque Pouso Alegre. A cidade não tinha aeroporto, então não tinha como pousar ali, era o que pensava. Será que era pouso de pousar, dormir, pousada? Nasci ali, não vivi ali. Sabia que ali não seria feliz. Era contraditório, uma cidade com alegre onde eu não poderia ser feliz. Foi assim que comecei a buscar a felicidade, tentando entender o nome da cidade que nasci. Acho que eu tinha 3 anos quando essa busca começou.

Anúncios
Padrão
Livros, Viver na Espanha

Reseña: Antonia e suas filhas

xANTONIA-E-SUAS-FILHAS.jpg

Libro: Antonia e suas filhas

Autor: Marlena de Blasi

Idioma: Portugués (Brasil), tradución del inglés de Lívia de Almeida

Genero: novela

Paginas: 206

Editorial: Editora Sextante – 1a Edición en portugués de 2013.

 

 

 

Este libro he traído de Brasil en una de mis 7 malas, cuando me cambié para España, por eso lo tengo en portugués. Tardé 3 años para cogerlo de la estantería y como me lo arrepiento, que maravilloso es este libro!

Conocí a Marlena de Blasi por una gran confusión, hay una película que me encanta “Bajo el sol de la Toscana” que creía que había sido escrita por Marlena de Blasi, pero, cuando compré el libro “Mil días en la Toscana” percibí mi engaño y me quedé muy contenta pues pude conocer a la historia de Marlena, como a su trabajo. Luego después después de leer “Mil días en la Toscana”, cuando ya estaba con los preparativos para cambiarme de País, estuve en una librería y compré otros títulos de esta misma autora, para no coger el riesgo de no encontrarla en España, torpe engaño el mío, jajaja.

Marlene de Blasi es periodista, chef de cocina, critica de restaurantes y consultora. Con tanto por hacer aún tiene tiempo para escribir novelas románticas, libros de culinaria italiana y ordenar excursiones grastronómicas por Toscana y Umbría. Su vida como autora de novelas empiezo cuando conoció a Fernando, su marido, el gran amor de su vida, por él, Marlene dejó toda una vida en Estados Unidos y cambió se para Venecia, seguida por Toscana y por fin Umbría.

En este libro, como en todos los demás, Marlena cuenta la realidad de su historia, su vida, pero en este hay un personaje más fuerte que Marlene, que le quita el estrellato de su obra, es Antonia. Antonia es la heroína, matriarca de cuatro generaciones de una familia repleta de belas mujeres, que  a principio rechaza a Marlena por su desconfianza con todos los extranjeros, pero ellas se atraen, dos mujeres fuertes que desean conocerse y poco a poco la amistad nace. En 2003, en largas veladas a casa de Antonia, donde disfrutan del placer de la comida y, en pequeños encuentros por una Umbría verde, Antonia cuenta los secretos de la familia, heridas no cicatrizadas. Habla de amor y dolores de todos los recuerdos de lo que ha vivido en la Segunda Guerra Mundial.

Este libro me enganchó de tal forma que no comí y no dormí hasta que finalicé. Mi suerte es que no es un libro grande y se puede leer rápidamente. Super recomiendo para leer una y otra vez, siempre que te apetezca revivir la historia de mujeres únicas en su tiempo.

Mi valoración para este libro es:

Valuation by emoticons - vector

Padrão
Livros, Viver na Espanha

Reseña La dependienta

la dependienta Libro: La dependienta

Autor: Sayaka Murata

Idioma: Español, tradución del japonés de Marina Bornas

Genero: Novela

Paginas: 162

Editorial: Nefelibata, Duomo Ediciones

Primera edición España, enero 2019

*** Lectura sostenible, impreso con la energía del sol (paneles solares) sobre papel que procede de bosques gestionados sosteniblemente. La Grafica Veneta, que ha impreso este libro en Italia es la primera imprenta en el mundo que no utiliza carbon.

 

Sayaka Murata es una de las autoras contemporáneas de Japón. En 2016 fue electa Mujer del año según la revista Vogue. Esta es su décima novela y la primera a ser comercializada en el mercado internacional. Esta obra ha sido premiada con el Akutagawa, el principal premio literario en Japón.

Para leer libros de autores japoneses tienes que estar abierto a lo nuevo. Empieza por la cultura tan diferente de la nuestra, lo que los hace tener una personalidad distinta y que siempre está claramente marcada en sus libros. Lo mismo pasa con las películas y las series japonesas. A mí me encanta!, tengo mucha curiosidad y cariño en relación a los japoneses. En mi infancia mi mejor amigo era nieto de japoneses, y yo siempre estaba con ellos, me invitaban en las vacaciones y festivos para estar con ellos en su casa de playa y allí me quedaba, la única occidental en medio de los orientales y sus descendentes, todos con una forma muy peculiar de ver la vida y la familia. Creo que por eso me enamoré de esta cultura.

Sayaka en su libro nos cuenta la historia de Keiko Furukura, una mujer de 36 años que no se encaja en el modelo de vida de la sociedad japonesa y eso le trae problemas y presión de los que conviven con ella, su familia y amigos. Nadie comprende porque para Furukura no hay motivo para casarse y tener hijos, como tampoco tiene la ilusión o necesidad de un empleo fijo. Furukura es la dependienta más antigua de una konbini, un supermercado japonés que está abierto todos los 365 días del año por 24 horas, o sea, no jamás cierra. Las konbinis tienen un modelo de negocio propio, con una dinámica muy especifica de actuación determinada en un manual, donde enseña todo lo que hay que ser hecho y dito por sus empleados en cada situación. En este mundo laboral, Furukura no destacase por lo distinta que es, o eso cree. En las konbinis los empleados trabajan a tiempo parcial, por horas, lo que no es lo usual para mujeres solteras de 36 años, que necesitan de un buen sueldo y estabilidad laboral para vivir adecuadamente, según los padrones definidos en la sociedad japonesa. Furukura, cuando comenta as sus amigas que aun trabaja alli, después de 18 años, ellas se asustan y la deprecián, pues este no es un labor respetable para la sociedad, principalmente con la edad y situación de Furukura. Desde pequeña Furukura tiene actitudes que demuestran que ella no se encaja en lo que tiene marcado la sociedad, con un pensamiento más linear que de los demás Furukura intenta entender que tiene que hacer para no enfadar tanto a su familia y profesores y conseguir de una vez por todas encajarse, la forma que encuentra es aislando se, dejando de hablar lo que piensa y dedicando se a los estudios y después al trabajo en una konbini.

Sayaka nos lleva por la vida de Furukura, contando la rutina en esta tienda, la percepción de Furukura para todo lo que pasa en su vida y en la de su familia, sus cuestionamientos y todo lo que hace para destacarse menos, para intentar ser igual, ser acepta.

Me asusta esta necesidad de ser acepta por los demás, la comprendo muy bien, pero a la vez que me asusta, me suena un campo conocido, pues recuerda mi infancia, cuando por muchos y muchos días hice cosas para lograr la aceptación de los demás y por fin conquistar amigos. Este libro me hace pensar la dificultad que es vivir en sociedad cuando sus valores y actitudes son distintos de los demás, imagino como de difícil debe de ser vivir en Japón donde tienen una cultura y sociedad muy tradicional en contraposición al avance tecnológico a que son impuestos. Es un libro de lectura muy fácil y lo he leído en una tarde.

Mi valoración para este libro:

Valuation by emoticons - vector

Padrão
Livros, Viver na Espanha

Reseña Mujeres que compran flores

mujeres que compran

Libro: Mujeres que compran flores

Autor: Vanessa Montfort

Idioma: Español

Genero: narrativa contemporanea

Paginas: 439

Editorial: Plaza & Janés – Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U

Tercera edición, noviembre de 2016. Decimocuarta reimpresión, enero de 2018.

Con la libertad, las flores, los libros y la luna, quíen no sería perfectamente feliz? Oscar Wilde

Me encantan las flores y me encantan los libros, luego, aquí tengo la conjugación de todo lo que más me apasiona, un libro con una portada delicada y bonita con un titulo atractivo.

El libro cuenta la historia de Mariana, una mujer que se encuentra perdida después de la muerte de su marido. Por años vivió en segundo plano, se olvidando de sí misma en función de un hombre que era su amor. Pero llegó el día que él se fue, murió y Mariana tendría que seguir con su vida, pero no lo sabía como hacer. Él ya había muerto ha 1 año cuando ella cambió se  para un pequeño piso, que de tan pequeño y caluroso en el verano Madrileño, le daba claustrofobia por eso estaba siempre por la calle, andando y conociendo su nuevo barrio. Allí le llamó la atención una tienda en especial, llena de historias, nadie sabia a cuanto tiempo estaba allí, como tampoco sabían  quien fue Olivia antes de estar allí en El Jardín del Angél. La cuestión es que Olivia es el tipo de persona que todas tenemos el deseo de tenerla como amiga y fue una persona fundamental en el cambio por lo que Marina tiene que pasar para tocar su vida. [Boo, como mi vida seria más sencilla con una amiga como Olivia. Bueno, bueno, hablar de amistades para mi es un tema complicado. Un día, quizá, me llene de valor para hacerlo. Para los que me conocen soy una persona muy reservada, desconfiada y tengo muy, pero muy pocos amigos, creo que pueda contar con los dedos de una mano, los que de verdad los considero como amigos, una lastima que una de estas personas no esté cerca de mi, si no que a millas y millas, con un charco por el medio.]

Un libro femenino, divertido, con dudas y cuestionamientos que todas nos hacemos. Un libro que cuenta un periodo de la vida de mujeres como nosotras. Por eso, creo, es tan fácil de leer, me enganché de tal forma que no lo dejé hasta que llegué al fin. Un libro que me dejó con sabor de boca, de quiero más Marina, Olivia y todas estas amigas, incluso a Vanessa Montfort.

Mi valoración para este libro:

valoracin-positiva

Acaso has lido este libro? O alguno de Vanessa Montfort? Cuenta lo que te pareció. Dime si te has gustado tanto como a mí. Qué autor te encanta y engancha como a Vanessa Montfort conmigo? Quiero saber un poco más los libros y autores que te gusta.

Saludos amig@s, espero que tengan disfrutado de esta reseña y que les tenga dejado con deseo de leer este libro.

 

 

Padrão
Livros, Viver na Espanha

Reseña El Sueño de la Crisálida

vanessa monfort el sueno de la crisalida.jpg

Libro: El Sueño de la Crisálida

Autora: Vanessa Monfort

Idioma: Español

Genero: narrativa contemporanea

Paginas: 555

Editorial: Plaza & Janés – Penguin Random House Grupo Editorial S.A.U

Primera Edición, marzo de 2019.

 

 

Compré este libro pues ya habia lido otro libro de Vanessa Montfor, Mujeres que compran flores, y que me ha encantado. [Incluso, acabo de percibir que no hice la reseña deste libro, y lo haré tan pronto finalice esta.] És evidente, para los que me conocen, que también compré este libro por la portada, que me llamó la atención junto con el titulo y la frase de destaque de la contra portada.

Todos los seres humanos tenemos al menos una oportunidad de realizar un gran cambio vital, nuestra crisálida, y renacer convertidos en algo más auténtico, más fuerte y más libre.

Para los que acompañan me aquí en el blog, saben que tengo depresión y vengo de una crise que me puso muy mal, en cama, por largo período. Por lo tanto, esperaba que este libro me ayudase a pasar un rato, entretenida en la historia de otra mujer y no en la mía. Y fue así que empecé a leerlo tan pronto llegué a casa con el libro bajo el brazo.

El libro cuenta la historia de dos mujeres que se conocen en el avión, un Boeing 747 que va de New York a Madrid. Patrícia, una periodista que dejó el sector para trabajar en publicidad y la segunda mujer, que para ocultar su nombre, una vez que esta historia es real, Greta. Greta tiene que recomenzar su vida después de 14 años como monja en una orden religiosa, de donde ella fue expulsada por no adaptarse a las reglas. Mientras sigue en el avión, Patricia y Greta hablan y se solidarizan porque se ven, las dos, tomando una pequeña mezcla de medicamentos para controlar la ansiedad y otras necesidades emocionales. Al fin de este largo viaje, donde cuentan brevemente lo que ha pasado con cada una, hacen un acuerdo. Patrícia tiene un año para escribir y publicar un reportaje sobre lo que ha pasado con Greta, así volviendo para el labor que más le apasiona, mientras que Greta, tiene un año para reconstruir su vida y obtener los papeles para quedarse en España.

La historia de Greta y Patrícia es narrada en comparación con la formación de una crisálida en sus fases de; oruga, crisálida y del abrir de las alas. Junto a Greta y Patricia, los otros personajes nos ayudan a comprender lo que ha pasado en cada momento de la vida de estas mujeres y cómo llegaron hasta el punto de tener su salud física y mental tan deteriorada. Mujeres jóvenes, con ilusiones, que sofrieron con el mobbing (para los que no conocen este termo, es el bullying laboral). Yo no conocía a este termo, y tú? Me identifiqué mucho con lo que pasó con las dos mujeres, claro que en situaciones distintas, pero sí, he vivido al mobbing, en otro post los comentaré.

Resultado de este libro? Fue difícil leerlo, a principio. La dolor de Greta me molestaba, pero lo insistí, al final todo termina bien, es lo que digo, siempre. Insistí y tuve la suerte de conocer a dos mujeres fuertes y valientes. Qué sufrieron, tocaron el hondo, pero sacaron fuerzas de su interior para tocar sus vidas en adelante, haciendo cada una un gran giro en su existencia. De la dolor nació una amistad maravillosa y los nobles valores sobrevivieron al acoso, al miedo, a la duda, a la perdida del sentido de la vida, y de estes valores es que las más belas crisálidas se abrieron y volaran. Sí, Vanessa Montfort ya había me conquistado con su otro libro, con este… me tiene perdidamente enamorada por su trabajo.

Seguramente voy a releer este libro en muy poco tiempo, hay mucha información y mucha fuerza. Hay partes que Vanessa se extiende demasiado, para mi punto de vista, pero mismo así, super recomiendo.

Mi valoración és:

valoracin-positiva

 

 

 

 

 

Padrão
EU, Madre de adolescente, Maternidad, Viver na Espanha

La rutina de una casa

ama-de-casa-inconsútil-que-hace-tareas-65388581

Todos los días tengo largas peleas a casa por esta situación. Los lectores que tengan hijos van a comprender lo que digo. Mi hijo, un adolescente, siempre protesta por todo. Que le gusta vivir en una habitación desordenada, que le gusta la ropa sin planchar, que no le gusta lavar los platos, ollas y cubiertos, que no comprende porque hay que hacer todos los días. Bueno, después de mucho hablar, explicar, gritar y hacer, hoy decidi hacer distinto. Cuando él empezo con la discusión de por qué esto, por qué aquello y tal y tal. solo comenté. – Por dos horas no voy hablar, voy a meditar, leer y hacer lo que me de la gana. No te lo voy a comentar lo que tienes que hacer ni el porque, ya tienes las respuestas pues todos los días es lo mismo. Tu sigue a lo tuyo que yo voy a lo mío y basta de habladuría en esta casa. – Después de esto me fue para una habitación que hago de despacho, donde tengo mis libros y ordenador y me quedé alli, tranquila y en silencio. Mi hijo intentó hacer que hablase, pero nada, me quedé en total silencio y empecé a escribir. Escribí unas cuantas hojas donde ponía las reglas de la casa para cada habitación y la distribución de tareas por personas. Las hojas escritas a mano fueron puestas en cada puerta de la casa, a decir. Las reglas del uso y limpieza del baño, colgué con un trozo de pegatina en la puerta del baño. Las reglas de la cocina, lo mismo. Las reglas de las habitaciones, ah esta fue larga, pues la habitación de mi hijo está siempre cerrada, oscura y sucia, con las ropas al suelo y sobre la mesa de estudio, que usa para todo, menos para estudiar. Como eso me enfada y esta semana él noto la factura de una habitación caótica en su salud, con 3 días con crise de asma por la noche. Después de 3 horas en el ambulatório, esperando su médica y con tantos niños pequeños gritando, correndo y haciendo el caos en la 3a planta, él me miró y dijo. – Si, mamá, tengo que cambiar la situación de mi habitación, no quiero que me pase esto novamente, no quiero perder horas de mi día en este ambulatório lleno de niños gritando. – Es cuando me pregunto, los adolescentes son tan cabezotas que tienen que pasar por las cosas para hacernos caso? Resulta que 2 dias después, ya sin las crises nocturnas de asma, la cossa volvió a la misma. Hoy por la mañana me despierto y encuentro la cocina echa un caos, la habitación de mi hijo, toda cerrada y caótica, el baño… mejor ni recordar.  Cuando lo despierto, para salir con su perro, empezó con las cansativas protestas y llegué al extremo, el uso del silencio y de las reglas escritas. A mayores de las reglas escritas en hojas pregadas en las puertas de cada ambiente de la casa, también he escrito un texto que dejé en la habitación de mi hijo, para le ayudar a reflexionar sobre sus decisiones y las consecuencias. Es lo que quiero enseñarlos ahora.

****

Cuidar de una casa es un acto de amor. Amor hacia tu família y a ti mismo. No creo en el cuento de que a una persona le guste vivir en la desorden, en el caos y en un ambiente sucio. A nadie le gusta eso, lo que passa és que la pereza y el “vaguismo” (si, he criado una palabra que represente la actitud de un vago, como se fuera una escuela o una cadena que une a todos los que así son) entorpecen la persona que luego empieza a decir estas tonterías.

Una casa, tal como el amor, son tareas insaciables y sin fin. Todos los días, cuando nos despertamos tenemos que mirarnos al espejo y cuidarnos, tal como tenemos que hacer con nuestra casa. Un día que no nos duchemos trae consecuencias tal como un dia que no limpiamos nuestra habitación, puede ser un mal olor o una piel grasienta, siempre hay consecuencias.

Hay una otra cosa que debemos de tener en cuenta, siempre. Cada persona vive en una casa, una família. Puede que no sea la mejor, pero es la que uno tiene y hay que valorarla y cuidarla. Imagina que un día, por despiste o mismo por deseo de cambio, entras en una casa que no es la tuya y allí se queda. Qué pasará cuando los verdaderos dueños de esta casa lleguen? Qué pasará, cuando tu família te busque en tu casa y no te encuentre? Bueno, los primeros se enfadarán, pues no tendrán espacio para vivir y tendrán toda su intimidad invadida por una persona que no pertenece aquél circulo. Ya tu família, se quedará preocupada y te buscará por todas las partes, sin lograr te encontrar y se quedarán muy tristes y desilusionados. Traslademos esta situación para las cosas de una vivenda, cada cosa tiene su sitio, así mantenemos la orden y sabemos donde está cada cosa que tenemos. Ahora, toca ver una posible consecuencia para tu desorden. Tu eres más que apasionado por el futebol, verdad? Tienes la ilusión de un día jugar en el mejor equipo de España y para eso entrena todos los días y vá a todos los campamentos y partidos que te convocan, verdad? Ahora imagina conmigo una situación. Hoy para tu sorpresa, recibes una llamada en que te invitan para un partido con el mejor equipo del mundo, y te comentan que el entrenador deste equipo pensa en te contratar, caso haga un super partido. Eufórico, ilusionado, tu coges la mochila de futebol y sigue rumo al local del partido, no quer retrasarse y por eso prefere apurar y esperar allá do que correr el riesgo de que algo vá mal y no llegue a tiempo. Una vez ali, habla con uno, con otro. Mira al cielo y ora a Dios, pedindo que te ayude con el mejor partido de tu vida para que el entrenador te contrate. Llega el momento del partido, todos para el vestuário a cambiarse. És cuando tú empiezas a temblar, mierda, tus guantes no están en la mochila y no hay más tiempo para volver a casa o pedir que alguna persona los traiga. Nervioso miras al lado y encuentra el otro porteiro, que también está allí para participar de la selección para la portería del mejor equipo de futebol de España. Te fastidia la situación, pero no hay alternativa, no puedes perder la oportunidad de ser contratado, es tu momento. Respira hondo, crea coraje y habla al otro porteiro y le pide ayuda, le explica que por algun motivo tus guantes no están en tu mochila y que necesita que él te empreste sus guantes, cuando for la hora de que tu entres en el partido de selección. Él, sin creer en lo que pides, mira para ti, y sonreí. Tu, ilusionado, acredita que es un sí, pero, él te comenta: ”claro que no, yo no soy tan bueno como tu, pero, cuido de mi material de trabajo, lo tengo aqui. Ya, tu, eres lo mejor, eres un crack, pero siempre vá despistado. El Universo sonrió para mi, tu fallo es mi única oportunidad, lamento, no te lo voy a emprestar mis guantes.” Te han pillado, perdiste la oportunidad de tu vida, sin guantes no puedes jugar, sin jugar ya está claro que no será contratado. Todo porque no fuiste ordenado, dejaste por hacer lo que tenía que hacer al momento. En este momento te viene a cabeza la vieja madre, que siempre te reñía, porque no hacias las cosas al momento. Para ti, aquelas eran cosas de una madre vieja, aburrida, antigua. Pero ahora, pensas en lo que te pasó y lo sabes, si al llegar tuviese cuidado de tu mochila y de tus cosas y al día seguinte de lavar todo, lo tuviese guardado en su sitio, ahora no tendría pasado eso…

Cuando vivimos en una comunidade, sea nuestra propia família o con amigos, la división de tareas es fundamental, para no sobrecargar a uno, para no abusar de otro y para que todo flua, en orden y en paz. Lo mejor en estos casos es tener una lista, para que día a día, se pueda saber lo que hay que hacer. Por eso he colgado las listas en las puertas de la casa, así, tu sabrás como interactuar correctamente con cada ambiente de la casa, con tus tareas y con la família.  Recorda que cuidar de la casa, es amor, es amor hacia ti y a tu familia. Por eso cuento que cada día pueda hacer tu parte del trabajo, para que así todos tengamos tiempo para disfrutar de nuestra casa y familia.

***

Que os parece? Que dificil és la relación con nuestros hijos adolescentes. Hay que tener paciencia y criatividad para enfrentar a todas las que nos aparecen.

 

Padrão
Cartas, EU

Carta # Juan

carta.jpgHola Juan,

Qué tal como estas?

Tengo que confesarte el reto de escrita semanal me hace bien. Lo veo difícil en algún que otro momento, pero es lo que necesito para mejorar mi trabajo. No te lo comenté, estoy escribiendo un libro. Un libro muy duro, ojalá pueda publicarlo. No lo sé si las personas tendrán interese por el. No pasa nada. Para mi es una catarse poder escribir esta historia que la tengo marcada a fuego en mi pecho.

No lo sé si sabes, estoy al paro, sin trabajo, sin saber que será de mi vida laboral. Por eso aprovecho mis días, mis largos días para leer mucho y escribir mucho más. Estoy leyendo dos libros a la vez, bonísimos. Lo primero es Ordesa de Manuel Vilas, ya tenía escuchado en audiolibro y lo compré, porque lo vi como una fuente de inspiración para mi libro. Me gusta las frases cortas con que Manuel Vilas cuenta su vida y lo cuanto echa de menos a sus padres, muertos. Hasta que punto escribir algo parecido es plagio? Hago como él, pero a la vez cuento una historia distinta, mesclo el pasado, con el presente y los miedos del futuro, tal como lo hice Manuel, espero que no sea plagio. El otro libro, es la segunda vez que leyó, Un amor imposible de Christine Angot. Es como si fuese una carta a su madre, cuenta una historia de dolor sobre la vida de sus padres y la suya. También lo tengo como referencia para mi libro.

Un día espero que tu puedas leer mi libro y comentar lo que te parece. Tengo la ilusión de un día vivir de la escrita. Yo y tantas otras personas deseamos eso, a saber si se puede ser una realidad…

Echo de menos a mi País, Brasil. Pero un Brasil que no es el que conocí, con tanta violencia, inseguridad, corrupción. Vivo en un País donde se habla mucho de corrupción, pero aquí me siento segura, puedo dormir con la puerta de mi piso abierta, sin pasar la llave. No tengo miedo. A mi ya me bastan los miedos que tengo del futuro, de no tener un trabajo, de no tener dinero para mi familia.

Echo de menos a amigos que dejé allá. Pero que en realidad ya no están allí, donde los dejé. Cada uno siguió con su vida y, ahora, les toca vivir en ciudades diferentes, en Países distintos. Cada uno en un punto distante del planeta. Nos hablamos por skype o whatsapp, bendita tecnología, que nos aproxima de las personas queridas.

Aquí aprendí a ser simples, a vivir con poco, tener una vida más ligera. Me gusta. En mi País ya buscaba esa vida, pero mi piso tenía tanta cosa que no lograba la ligereza que ahora conquisté. Aquí puedo limpiar mi piso en poco más de una hora. Ya fue compulsiva por la limpieza, ya gasté mucho en cloro y demás productos para limpiar la vivienda. Ahora, no. Soy más ecológica. Uso vinagre, bicarbonato y limón. La casa no ole a nada. Miento. Ole al pitillo que acabo que fumar. Sí, aquí volví al vicio. Ya voy mejor, una caja de tabaco ahora me dura dos días, antes, me duraba uno, o menos de uno.

Espero que las cosas por ahí estén bajo tu control. Que los cursos sean suceso y que logres conquistar todo lo planeado.

Espero que tu familia esté contenta y disfrute de cada momento junto a ti y tus encantadoras historias.

Un saludo, desde el otro lado del océano. Un tanto más arriba del globo, donde hoy el día está nublado y un tanto fresco.

Anna Franco

Padrão