Días 6 y 7 – Sigo aquí, diario de dos días

Últimos días de las vacaciones de navidad. Sentí un bajón jodido. Teníamos planos de viajar, pero una vez que los dos estamos sin trabajo no lo hemos podido hacer, quedamos a casa. Aproveché para leer y ver unas series y películas, pero en estos dos días sentí bajón por mi hijo, quería darle más… creo que todas las madres y padres lo queremos y sufrimos cuando no logramos.

Estuve observando mi hijo a casa, con nosotros, saliendo a caminar con mi marido y el perro… tan tranquilo dentro de su ansiedad, espero que la medicina le ayude con los estudio, quiero de corazón no estar le haciendo ningún mal con esta química en su cuerpo.

Vi toda la serie Anne with an E, es de lo más encantador que he visto desde mucho tiempo en la televisión. Una serie de Netflix que habla de la adopción, del prejuicio y de la situación de la mujer, ambientada en los años 1890, pero con temas actuales hasta hoy. Me parece triste, pero por mayor que sea la evolución aún no tenemos una sociedad igualitaria. Ciento treinta años después aún tenemos prejuicios contra las razas y definiciones sexuales del otro, aún no logramos finalizar con el machismo y la discriminación entre clases económicas. Tuvimos grandes avances tecnológicos pero, de mi punto de vista, pequeños avances como seres humanos mejores y más equilibrados. Me gustaría estudiar filosofía, sociología y antropología para quizá comprender mejor la raza humana.

Quiero ponerme a prueba. No puedo seguir como estoy, tengo que hacer algo por mí. Mañana quiero despertarme temprano y salir a caminar, haga el frío que haga, tengo que caminar por una vida más saludable. Independientemente de la hora que va dormir hoy, tengo que ponerme con una rutina más ordenada, eso será muy bueno o para mí y para mi hijo. La depresión y el TDAH piden una rutina ordenada y una alimentación de mejor calidad. Sé que los cambios son duros, pero me reto a empezar los mañana, aprovechando este diario para relatar lo que consigo hacer de mejor a cada día.

Echo de menos mi escrita más fluida, la mirada más poética que tenía. Escribía cuentos, pequeñas historias y relatos que encantaban. Dónde dejé esta capacidad creativa? Envidio a los que escriben jugando con las palabras, quizá mi dificultad sea por la falta de dominio del castellano pero, no quiero escribir en portugués, noventa por cien de mis lectores son de Paises de habla hispana. Les ruego que tengáis paciencia con mi escrita y a los que queráis podéis corregirme en los cientos de errores de devo de tener.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s