EU

Día 3 – caí, pero al abrazarme me sostuve

depresion dia 2

Ni todos los días son iguales de fácil. Mi día 3 fue una pedrada, duro de matar.  Recibí  una carta que no esperaba, sabía que eso pasaría, pero no creía que lo harían como lo hicieron, ni ahora. Somos números, no importamos para nadie. Antes de la llegada de la carta, mi sexto sentido ya estaba a flote y tuve una crises de ansiedad brutal, no respiraba, me molestava la espalda, no me sostenía en pie y tuve que acostarme. Por suerte mi hijo estaba a casa y me ayudo, hice una masaje con un producto natural que tengo para dolores, me dio las pastillas y me quedé allí, hasta que me tranquilicé. Luego después me llegó la carta. Al momento percebi, que ya había sofrido por antelación, por eso era momento de me sentir libre, sin pensar en las consecuencias de la carta, sin pensar en futuro y ni en pasado, solo en el ahora. Me cuestioné, por hoy, lo que me cuenta esta carta es lo que quero? Quiero irme? Sí, lo quero, seguro que quiero, fue mi respuesta, entonces ya está, estoy libre. Así fue que logré tranquilizarme y dejar que la ansiedad no volviera a mi cuerpo.

Yo soy mi mejor amiga, yo me cuido. Comprender que no puedo gestionar lo que hacen, ni lo que piensan las otras personas es importante, pero más que eso, no debo esperar nada de los demás, en especial de los que no me fío. Este que me envió la carta, desde que lo conocí dije, no me encaja, es como una serpiente, no vale la mierda que caga. Lo dito ahí está, me metió una cojonuda (con el perdón de la palabra). Pero si, por uno breve momento me recuerdo de un momento exacto de mi pasado, cuando otra persona, de quien no me fiaba en nada, lo hice igual, que puedo contarme?

– Ahh, que si ya superé una vez, lo haré novamente, tranquila, yo soy fuerte.

Sí, yo soy mi mejor amiga y la persona que más me amo, por eso soy fuerte y me cuido. El momento es para esto.

Anúncios
Padrão
EU

Día 2, depende solamente de mí

cambio_1Sí, una o otra persona me lo había dito y no me encajaba. Creía que la mejora vendría con la ayuda de uno profesional; uno psicologo, uno psiquiatra o mismo con uno bueno medico de cabecera. Pero, al oír lo que dije la dueña de la farmacia, que poco me conoce, pero que fue al grano y me describió con tamaña precisión, que ni mi madre lo haría tan bien, paré y pensé…

Si, la mejora depende solamente de mí. Sólo yo puedo hacer algo para salir del agujero que me encuentro. Comprender que los bajones son necesarios y productivos para uno, que señalan la necesidad de imponer limites y aprender, de una vez, a decir NOs y SÍs, según mi visión y valores. Dejar de aguantar callada pues eso me cansa y me enferma. Eso y otras tantas cosas.

La realidad es que llegué a este punto por un cumulo de situaciones; muchas horas de trabajo a calle (en 12 horas y 15 horas al día), café en exceso, tabagismo, nada de agua, alimentación desregrada (en poquísima cantidad o en exceso, sin contar con la falta de alimentos de calidad), pocas horas de sueño, mucha preocupación y estrese con diversas situaciones de la vida y familia. O sea, hice todo lo que no debía.

Ahora que yo me deparo con lo que hice conmigo, llego a conclusión que no me amé y, no me respeté como merezco. Hay personas que dicen que no debo hacer así, otras concuerdan conmigo, dicen que las principales decisiones deben ser pensadas y planificadas, pero la acción debe ser tomada de forma abrupta e inmediata. Yo voy a arriesgar, ya medité y decidi lo que quiero, y voy a la acción comenzando hoy.

  • Dejar de fumar, no tengo cigarrillo en casa y no voy a comprar. Esta acción me trae benefícios para la salud y para el bolsillo.
  • Voy a beber una botella de agua por día.  Tengo una botella azul, que me encanta y no la uso. Voy a usarla! Hoy consumo muy poca agua, un vaso al día, dos como mucho. Con esta botella voy a consumir litro y medio. Lo que me dará muchos beneficios. Hidratación de mi cuerpo, piel, pelo y ojos, lo que además me trará brillo y belleza para mi piel y pelo.
  • Cuidar de mi sueño, hacer la higiene del sueño por la noche, que resulta en:
    •  no ver la televisión, ni el móvil después de las 22 horas;
    • no dormir con el móvil en mi habitación;
    • tomar una cena ligera, como mucho a las 22 horas, cuanto más tarde, más ligera;
    • poco antes de irme a cama, tomar una ducha, con agua tibia, para relajarme;
    • agradecer a Dios, o al Universo, como queira llamarle, por las cosas buenas de mi día, por la comida, mi vida, mi familia y tantas otras cosas que puedo observar, incluso puedo escribir un diario para que tenga reflejado, al largo del año, todas las cosas buenas que tuve por lo que agradecer a cada día;
    • y, por fin, cuando acostarme, me olvidar de los problemas, de los medos y solo concentrarme en mi cuerpo, en relajarme, en mi respiración tranquila hasta que durma.

Tengo otros objetivos para cambiar mi vida y salir deste agujero, pero los que ya apunté son muy importantes y me harán trabajar mucho. Es poco, pero a la vez é muchísimo!!

Manos a la obra, vamos a por ello, por el cambio de vida!

Padrão
EU

Día 1, poco a poco, voy haciendo cosas

depresion dia 1

Siento la boca seca, el pitillo me hace daño? Sí, seguro que sí. Pero también puede ser de las pastillas que me ha recetado mi medico de cabecera, para la depresión y la ansiedad. tengo que empezar a beber agua, mucha agua. Mi boca pega, como si tuviese pasado un tanto de pegatina en mis labios. Así que terminar este pitillo voy por agua y escribir, pues ahora parezco una loca, hablando sola a casa. Será que estoy loca?

Intento leer un libro, no doy, no me concentro. Pienso que es por me ver en todos los casos de las tres mujeres que protagonizan esta historia. Cambio de libro, voy para uno que cuenta cómo dejar de usar plásticos, una situación necesaria para nuestras vidas y nuestro planeta. Uff, me cuesta más aun. Pienso en cómo dejar de tener tanta basura en mi casa y mi vida, como dejar de lado el consumo de comida envuelta en el tan maléfico plástico, oh, que pereza! Qué difícil será implantar estes cambios en mi casa, con los chichos que tengo que todo lo que compran al supermercado viene envuelto el los malditos plásticos. Dejo la lectura, por miedo de empezar a cambiar los costumbres de una familia.

Cojo la botella de agua helada, mi hijo ya ha bebido mitad de mi botella de litro y medio. Bueno, bueno, bueno… Será que no puedo tener nada que es solo mío? Él tiene tanta necesidad de usar y consumir lo que es mío, que hasta mi botella de agua, la coge. Me siento una mala madre, por no poder compartir una botella de agua.

Dicen que lo que tengo es depresión por no estar contenta con mi trabajo. No es solo eso, me siento cansada de todo un pasado de situaciones duras, en las que superé con la máxima fuerza interior que tengo. La tengo o la tuve? Mi fuerza se agotó? Mi llama interior se apagó? La llama interior se apaga o adormece? No sé contestar a ninguna de mis preguntas.

Después de tomar la primera taza de agua de mi día, miro por la ventana, que tengo al lado de mi ordenador y veo que llueve. El día esta oscuro y triste como yo. Aunque sean las 13 horas de un viernes, hoy ya fue capaz de hacer un par de cosas. Me desperté a las nueve, ordené mi habitación y la de mi hijo. Hice café de pota, que tanto me encanta y tomé una buena taza acompañada de un libro, lo mismo que intenté volver a leer a poco. Mi pequeño Rufus, mi amado perro, tumbado al sofá junto a mi cuerpo me daba en apoyo incondicional de todos los días. Intenté escribir algo, no fue capaz de poner la intensidad de la historia en castellano, así lo hice en portugués. Pero, esta historia es larga, cuenta la vida de una família del campo y voy a necesitar de días, muchos días para finalizarla. Dejé el ordenador y miré a Rufus y dije: – Venga ya, tenemos que caminar un poquito que sea! – Rufus parece humano y comprende todo lo que le digo. Me miró con una sonrisa a cara y abanó la cola con toda emoción que le fue posible por la novedad, – Mi mamá va a pasear conmigo?, imagino Rufus me haciendo esta pregunta. Hace días que no tengo fuerzas para salir de casa, ni que sea para llevar Rufus al mato. Y, él, como mi mejor amigo, se puerta de maravilla y no hace sus necesidades a casa, segura y me complace con su compania, me regalando lambidas de amor. Me cambio y salimos, yo y Rufus merecemos una caminada, por pequeña que sea.

Vuelvo para el ahora. Aquí sentada, frente al ordenador, con mi taza de agua. Me recuerdo lo que me ha dito una amiga, ayer. Un reto por día. Una cosa por vez. Poco a poco. Sí, hoy ya he vencido una batalla, la batalla de las mañanas. En general no me levanto de la cama antes de las doce. Me quedo allí medio dormida, medio despierta, con pesadillas que me atan a cama. Ayer la mujer de la farmacia me dijo que tengo que hacer zumba, algo que me libere energía y que pueda hacer lo más temprano posible, para me dar animo para volver a vida. Uff, no me gusta nada los exercícios. Pero comprendo lo que ella quer con eso. Qué socialize, que vuelva a me sentir activa y pueda retornar al trabajo. Pero no estoy segura que quiero volver al trabajo. Tengo ilusión de hacer algo nuevo, algo que me agregue valor a vida, siempre lo deseé. Qué puedo hacer? Escribir un libro? Trabajar al campo, plantando y cuidando da viña y del invernadero? Sí, estas son cosas que me ilusionan, pero que no traen dinero para casa. El maldito dinero.

Bueno, por hoy es esto. Algo diferente ya hice. Por la tarde, haré más, ahora toca hacer la comida para el niños que luego llega del colegio.

Padrão
EU

Poco a poco

poco-a-poco

Ya hace dos meses que no soy capaz de escribir. En este tiempo poco hice, no soy capaz de salir de casa, paso el día a cama o al sofá. Miro mi hijo y veo su grandeza, su amor y su paciencia con una madre que no tiene fuerzas para levantar.

Soy consumida por la depresión y siento que muchas de las personas que están por ahy, no la comprende, a empezar por mi medico de cabecera. Siempre que tengo que visitarlo, a cada semana, hago un esfuerzo tremendo para salir de casa y él apenas me pregunta qué voy hacer para cambiar la situación, como si las pastillas fuesen la salvación, y que yo no hago nada por eso. Uno estupido que cre que el problema que tengo es que soy la persona que sobra en mi trabajo, que solo tengo uno problema de relacionamento con mi jefe. Jo… que necesito hacer y decir para que este medico perceba que no es eso?

Hoy llueve, el tiempo está como yo, apagado.

No como, tengo muchas pesadillas y dolores de cabeza. Fumo demasiado e intento leer o ver Netflix, así busco inspiración para cambiar mi situación. Intento no pensar en el pasado ni en el futuro, me dá muchísima ansiedad. Si, tengo crises de ansiedad y algunas veces no puedo ni respirar. Echo de menos amigos que dejé en mi País, echo de menos tener personas con quien hablar sobre la vida. Pero, sigo viva y voy a salir de esta situación. Eso lo tengo seguro.

Definí que de hoy en diante haré cosas distintas, como volver a escribir, sentar en mi sillón de lectura o caminar con mi perrito. Un objetivo al día, no más que eso, poco a poco, como dicen los españoles y que tanto me fascina.

 

Padrão
EU, Sentimentos, Viver na Espanha

Dónde está la gracia del vivir?

Ando sumida, verdad?

Echo de menos escribir, pero, tengo trabajado tanto que apenas me sobra tiempo para tumbarme a cama y mal dormir. La ansiedad está a top, no doy conciliado un sueño reparador y me siento agotada.

Cuando planeaba mi llegada a España tenía la ilusión de dejar para trás todo el estrese de mi vida laboral y los intermináveis atascos de Rio de Janeiro. Resulta que aquí no tengo atascos, ando sobre los 3mil kilometros de coche al mes y pateo muchísimos las calles de Galicia, sin preocupación y sin los nervios de los atascos y de la violencia, peroooo, tengo mucha presión al trabajo por objetivos, que junta con la presión personal que me pongo por mi vida económica y la estabilidad que aún no siento que tenemos. A mayores somo la preocupación con mi hijo, lo poco tiempo que dedico a estar con él para ayudarle en los estudios y en la vida.

No lo sé si eso es normal, se todas las madres sofrimos con lo mismo, lo que si sé es que no me hace bien tanta presión. Siento la tristeza, como se las pastillas de la alegría ya no me llenasen deste polvo magico que hace la vida brillar. Muchas veces pienso en dejar mi trabajo y buscar otro, con menos horas y presión, pero tampoco creo que será la solución, pues necesito de dinero para me sentir estable.

La realidad es que el dinero tiene un peso en mi vida que no debería de tenerlo. Siempre estoy preocupada por ello, tiengo ansiedad y miedo de que algun día no tenga como sustentar a mi y a mi família. Por mas de 1 año aquí en España vivimos con muy poco dinero, una vida austera y dura para la comprensión de un niño de 12 años, sobrevivimos a esta fase, ahora que mi marido há conseguido un trabajo espero que tengamos un poco mas de tranquilidad, pero poco lo tendré a casa, él pasa muchos días del mes a carretera, viajando.

No es posible tenermos momentos de plena felicidad? La vida siempre tiene que ser dura con mucho trabajo y pocas horas de placer y bien estar con la família, sin uno se preocupar con las cuentas y la ausencia?

Boo, que pesada estoy! Ni yo misma me aguanto. Tengo ganasdetumbarme a cama y dormir un sueño tan profundo que consiga me cinectar con Dios para tener estas respuestas, pero no lo puedo, ahora 21horas, toca ir por el niño que está al futebol en un pueblo cercano al mio y después llegar a casa preparar la cena de hoy y comida de mañana,mientras el niño camina con el perro, hacer la colada y comer, para luego, hablar con marido y poner el niño a dormir. Y mañana, despiertar a las 6:30 horas para más un día hacer lo mismo.

Dónde está la gracia del vivir?

Padrão
Uma história, Viver na Espanha, Viver no Exterior

Hoy fue uno de los días duros que tengo en mi trabajo. Salí de casa temprano, muy antes de las 8. Mi coche estaba congelado, por la fría noche de Galícia, descongelé el cristal y  a trabajar. Después de una hora de charla a oficina, con presión por resultados y yo que solo tenía 1/2 de mi objetivo semanal, me sentí más agobiada que nunca. Salí con ganas de comer el mundo, un café y pista de correr.

Llego en mi primer cliente, que no era una venta, pero sí una retención. Jo…no fue posible. Podría ter ganado dos puntos, pues eran dos retenciones a la vez. Pero el cliente estaba muy enfadado y ya tenía contratada  y pagada la competencia.

Con las ganas de comer el mundo en crescente, fue a por otro cliente, una visita de posventa. Allí descubro que el cliente estaba muchísimo enfadado con la instalación, solo no pedió la baja, pues se fió de mi atención y cree que puedo arreglar todo lo malo que se hizo en la instalación. No fue para tanto, expliqué la situación al cliente y él comprendió que parte de su reclamación no precedía. Cliente contento, ficha de visita firmada. Marcho para otro lado de Galícia, ha casi 90km del punto que estoy. Ya es hora de comer, pero no tengo tiempo, tengo que llegar en otro cliente, que ese sí, espero vender y con él cerrar mis objetivos de la semana.

En la autopista niebla y una dificultad para conducir, brutal. Uf, no son ni las 5 y ya estoy muerta, cansada! Me quedan solo 15km por percorrer y llama el cliente postergando la visita para otro día.

– Señor, es que vengo de lejos para atenderte. Confirmé la visita hoy, por la mañana, dijiste que estaría en la oficina. Hoy es viernes, venga, te espero a las 7 y cerramos el trato. – digo.

– Vale, pues, nos vemos a las 7. – contéstame el cliente.

A las 7, nada. A las 7.30h llega.

– Venga que no tengo mucho tiempo. Explícame eso. De qué vá el tema? Mira yo no quiero comprar nada. Ya lo tengo, incluso ni lo quiero, voy a darme de baja.

Después desta recepción. Tengo que buscar la paciencia contida en mi ser, respirar hondo y sonreír para el cliente. Maldito sea, tanto tiempo perdido, dinero gastado con gasoil y una bocata. No puede ser así. Empiezo a hacer preguntas para detectar porque en su momento contrató la empresa que tiene hoy, detecto un punto y le digo. En eso, soy más eficiente que los que tiene ahora, y puedo te instalar este sistema con un muy bueno descuento, comento así pues el cliente ya tenía me dito que no ha pagado ni un céntimo para el sistema que tiene.

No tengo tiempo. Cliente quer marcharse. Le hago una oferta, le digo que puedo trabajar con 50% de descuento, pero que ya le estoy dando más 20% que solo podría ser autorizado por mi jefe, como bonificación por venirse con nosotros una vez que tiene la competencia. Cuando voy para el cierre, me comenta el cliente.

– No, es que hoy no voy a firmar. Tengo que hablar con mi padre, no voy a definir nada sin hablar con él. Ya te digo, a él no le gusta pagar nada. Pero ahora venga, vámonos , que ya hace tarde y mi mujer me espera a casa.

– Sí, y mi hijo pequeño y mi marido, también me esperan a casa, a casi 2 horas de aquí. Por qué no llamas a su padre, ya hablamos con él y evitamos perder tempo con otra visita?

– No puede, él está con un cliente. – En ese momento, mi cliente coge una caja pequenita, destas de vino y contínua. – Tengo que irme, tengo que encontrarme con mi padre y el cliente.

– Pero, no era tu mujer quien te esperaba a casa?

Sin saber lo que me contestar, el cliente me abre la puerta, baja la cabeza. Salimos los dos del negócio, cierra la puerta, ativa la alarma, me mira y comenta.

– Mira, me llama en lunes, por la tarde. Voy hablar con mi padre, tranquilamente. A él no le gusta pagar, pero voy hablar con él y luego hablamos y te comento. Gracias por venir y perdona las prisas. – entra en su coche y se marcha a toda prisa. Alguna persona lo esperaba con las copas para el vino que levaba en la cajita de madera.

Entro en mi coche, pongo en gps para me llevar a casa, no tengo ni la p.. idea de cómo salir de donde estoy y conduzco me fiando del gps y de mi visión nocturna que es fatal. Momentos de lluvia, de niebla, curvas y pistas que se parten en distintas direciones, erro el camino por lo mínimo 3 veces, aumento el tiempo de llegada a mi casa en 20 minutos. No pasa nada. Perdida, sigo con cautela. Bocinazos y conductores impacientes regañan. Voy con mi mantra personal:

– No pasa nada, no pasa nada. No es conmigo, tienen ganas de hacer cacas. No pasa nada, no pasa nada. No es conmigo, tienen ganas de hacer cacas. No pasa nada, no pasa nada. No es conmigo, tienen ganas de hacer cacas. No pasa nada, no pasa nada. No es conmigo, tienen ganas de hacer cacas…

Por fin llego a autopista. Niebla, no veo nada. Lluvia, reduzco y voy más atenta. Niebla, mucha lluvia y un flash. Jod…. una multa! Hora del peaje, cojo la pista errada, es automática. Doy marcha atrás, desvío de unos coches y voy al cajero manual, pago y sigo. Muchísima lluvia, no veo nada. No tengo ni idea dónde estoy. Una placa, indica una rotonda. Por fin llegué a mi pueblo. Aparco,  miro las horas, son 22:17h, fumo un cigarro derrotada. Cojo mis cosas y voy para casa, llueve tanto que al momento me encuentro toda mojada, no hay paraguas ni abrigo que me proteja de tanta agua. Entro a casa y encontro la 5a guerra mundial, hijo y marido, cada un para su lado, no se hablan. Mi perrito con cara de quién hice algo, me mira y baja la cara. Mi marido apresenta la prueba del crimen, mi pantalón del uniforme y unas tantas otras ropas, comidas por mi perro, eso porque mi hijo dejó la puerta de la terraza abierta. Miro a los 3 y desabo al suelo frío de mi viejo piso. No tengo ganas, ni fuerzas para nada. Me quedo allí. Con miedo, cada uno vá para sua cama, mejor esconderse, olvidar y buscar la paz.

Lo bueno de todo es que ni todos los días son tan duros. Lo mejor de todo, es que mañana es sábado, podré repor las fuerzas para la semana conquistar mis objetivos y superarlos.

Y tus días, como son?

Padrão